"e he dicho que aquí no se usa Facebook" - dijo el jefeUna de las mayores prioridades de tu jefe es hacerte la vida imposible. Mientras tanto, tu deber es impedir que logre su fin.

En resumen, se puede decir que todos los jefes, encargados y profesores del mundo no tienen demasiado aprecio al hecho de que uses Facebook cuando deberías estar trabajando, o estudiando. Tanto, que a veces con decirlo en voz alta no es suficiente: bloquean el acceso a Facebook.

Estos bloqueos pueden ser relativamente fácil o algo más difícil de saltarse. A continuación te vamos a dar varias posibilidades: seguro que alguna te sirve.

Cambio de servidor DNS

Es posible que los geeks chicos de sistemas simplemente hayan modificado el servidor DNS para que no encuentre Facebook. ¿Cómo saber si es tu caso? Una buena pista es hacer ping a facebook.com ( Inicio > Ejecutar > cmd.exe > ping facebook.com). Si Windows dice que no pudo encontrar el host, es bastante probable que este sea tu problema.

Intenta entrar en esta página: http://69.63.189.26 ¿Te muestra Facebook? Si es así, tu servidor DNS está fallando, probablemente de forma intencionada.

La solución puede ser tan sencilla como modificar las direcciones DNS del ordenador. Para ello, en Windows XP, debes ir a Panel de Control > Conexiones de Red > Conexión de Red Local > doble clic > Propiedades > Internet Protocol TCP-IP > doble clic. En Windows 7, la cosa pasa por el Panel de Control > Centro de redes y recursos compartidos > en la barra lateral, Cambiar configuración del adaptador > Red de area local (o Wireless, según proceda) > doble clic > Propiedades > Protocolo de Internet version 4 > doble clic.

Lo más probable es que tengas marcada la opción de Obtener la dirección del servidor DNS automáticamente. Marca la otra, e introduce unas direcciones nuevas. Puedes encontrar muchas en Internet, pero intenta que sean de tu ciudad o, al menos, de tu país, o harán que navegar sea más lento. Algunas direcciones:

OpenDNS - 208.67.222.222 // 208.67.220.220
Google - 8.8.8.8 // 8.8.4.4
Proveedores españoles - lista recopilada por ADSLAyuda (lista de Bandaancha)

Archivo Hosts

Puede suceder que no tengas permiso para modificar la configuración de red. En tal caso, puedes probar a modificar el archivo Hosts de Windows. Este archivo puede hacer la misma función que el servidor DNS. Es decir, si han modificado el servidor DNS de la empresa intencionadamente para que no encuentre Facebook, puedes arreglarlo manualmente con el archivo Hosts.

Para ello, tendrás que abrir un explorador de archivos e ir a Windows\System32\drivers\etc. Si no encuentras la carpeta, es probable que tu explorador no muestre los archivos ocultos o de sistema. En el mismo Explorador de archivos, ve al menú Herramientas > Opciones de carpeta > pestaña Ver y marca Mostrar todos los archivos y carpetas ocultos y desmarca Ocultar archivos protegidos del sistema operativo.

Abre el archivo llamado Hosts (no tiene extensión) con el Bloc de Notas.

Añade la siguiente línea:

69.63.181.12 facebook.com www.facebook.com

La dirección IP es de uno -de tantos- servidores que tiene Facebook por el mundo. Si puedes hacerte con una dirección IP cercana a tu situación, mejor (por ejemplo, pidiéndole a un amigo que haga ping a Facebook, y te diga la IP a la que lo hace)

Servidores proxy

Si nada de lo anterior ha surtido efecto, significa que en tu trabajo, escuela o universidad se han tomado las molestias suficientes para que no conectes con Facebook. ¿Qué hacer? Si no puedes ir de A a B, tendrás que ir de A a C, y de C a B. (dado que mi explicación es deficiente, lo entenderás mejor con la siguiente imagen).

Así pues, necesitas un servidor proxy, y configurar la conexión a Internet para que lo use.

Para encontrar servidores proxy, tienes infinidad de listas en Internet. El problema es que la mayoría de ellos son de vida muy corta. Los pocos que funcionan, se saturan rápidamente, y ofrecen una velocidad de navegación bastante deficiente.

La forma de configurar un servidor proxy pasa por abrir Internet Explorer e ir a las Opciones de Internet. En la pestaña conexión, marca Usar un servidor proxy para la red local, e introduce la dirección del servidor. El resto de programas (Firefox, Opera, etc) normalmente utilizan la configuración de IE, aunque también puedes configurarlos a mano.

Si no encuentras ninguno que te sirva, puedes probar con el software PaperBus, bastante más fácil de usar, y con mayor probabilidad de éxito. Con este programa puedes configurar qué páginas pasarán por el proxy y cuáles no. De este modo, el resto de Internet no se verá afectado, y será tan rápido como siempre. Está disponible para Windows, Mac y Linux.

Páginas puente (proxies)

Actualización: Hemos escrito un tutorial al respecto sobre esta opción.

Si todo falla, no te desesperes. Hemos dejado lo mejor para el final. Existen en Internet toda una serie de páginas que sólo hacen de intermediario entre tú y Facebook. Los contras son los mismos que al utilizar un servidor Proxy: será lento y, además, no queda muy claro el tema de la privacidad y seguridad de tus contraseñas.

No obstante, hay que reconocer que es bastante cómodo. No necesitas instalar nada ni cambiar ninguna configuración. Tan sólo tienes que ir a dichas páginas. Algunos ejemplos:

Seguramente te preguntes por qué tantos clones. La respuesta es fácil: antes o después, los administradores bloquearán dichas páginas también. Por eso se van creando más y más, que tienen lo mismo, sólo la dirección cambia.

Debes tener en cuenta que tú no accederás directamente a Facebook. La página accederá por ti. Es por ello que es altamente probable que tu cuenta de Facebook se bloquee nada más inicies sesión. Si eso sucede, no te asustes: es una medida de seguridad de Facebook. Sigue los pasos para desbloquear la cuenta, y listo.

¡Todo falla!

Si nada funciona, lo primero, te damos nuestro más sincero pésame. Además, te presentamos algunas ideas:

  1. Intenta conectarte con el Wifi del vecino
  2. Utiliza tu móvil con conexión 3G para ello
  3. Convence a tu jefe de la necesidad de publicitar la empresa en Facebook
  4. Convence a los técnicos para que hagan la vista gorda
  5. Calma tus ansias de Facebook durante el trabajo con meditación Zen
  6. Busca otro empleo