Una de las primeras acciones que virus, troyanos y demás amigos suelen llevar a cabo en tu ordenador es deshabilitar el Administrador de tareas.

Lo hacen para protegerse, pues impide a los usuarios ver los procesos activos y, eventualmente, encontrar algo sospechoso que pueda llevar a la extinción del virus. El problema es que una vez has acabado con el virus, el Administrador de tareas sigue bloqueado.

En Windows XP Professional

La edición profesional de Windows XP cuenta con el Editor de políticas de grupo, que puedes utilizar para devolver el útil Administrador de tareas a tu Windows.

Lo primero, ejecuta gpedit.msc (Inicio > Ejecutar > gpedit.msc)

Gpedit.msc

Después, dirígete a Configuración de usuario > Plantillas Administrativas > System > Control + Alt + Del Options

Opcion de Gpedit

En la lista de la derecha, haz doble clic sobre Remove Task Manager, establece su estado como Deshabilitado y pulsa Aceptar.

Deshabilitado

Ya está.

En Windows XP Home

Si tienes Windows XP en su edición Home, no dispones de GPEDIT, por lo cual las instrucciones anteriores no te sirven.

Deberás usar el Registro de Windows en su lugar. Lo primero es cargar el Editor de Registro (Inicio > Ejecutar > regedit)

Regedit

Dirígete a HKEY_CURRENT_USER > Software > Microsoft > Windows > CurrentVersion > Policies > System

  • Si tienes una clave llamada DisableTaskMgr, haz doble clic para editarla, y cambia su valor a 0.
  • Si no existe la clave, la tienes que crear. Haz clic derecho, selecciona Nuevo > Valor Dword y ponle de nombre DisableTaskMgr, con valor 0

Regedit